Si algo tienen claro quienes apadrinan un animal irrecuperable es que esa decisión les aportará cosas que no podría darles ninguna otra de las modalidades de apadrinamiento que GREFA ofrece. Por una parte, por supuesto, la satisfacción de estar contribuyendo al bienestar de un animal cuyas lesiones no le permiten volver a ser libre y que necesita una atención veterinaria muy específica.

También el hecho de adquirir un compromiso con un animal concreto y poder dar continuidad a ese vínculo a lo largo de los años. Pero no son sólo gratificaciones “morales” como estas las que reciben esos padrinos, sino que además tienen la oportunidad de vivir experiencias únicas, momentos inolvidables como lo son por ejemplo asistir a la revisión veterinaria de su animal o también, en el caso de las parejas reproductoras, la posibilidad de acudir a conocer en persona a la descendencia de sus ahijados y dar a ese pollo una de sus primeras cebas. Estas fueron precisamente algunas de las cosas que vinieron a hacer varios de nuestros padrinos en las últimas semanas.

Ana, Nuria y Juan: Familia de padrinos Nava-Castellanos

El sábado 14 de mayo nos visitó Ana Isabel, madrina de la pareja de buitres negros Lisboa y Sísifo. Venía acompañada por su hermano y por su cuñada, Juan Pablo y Nuria, padrinos a su vez de dos de nuestros animales irrecuperables (el buitre negro Alinyá y el águila imperial Teixo) ¡¡Vamos, una super-familia de padrinos!!

La fecha de la visita no era casual: como a ella misma le gusta decir Ana acababa de ser “abuela”, puesto que cinco días antes un precioso pollo de buitre negro había salido del huevo puesto por su pareja apadrinada. En realidad el propio apadrinamiento fue como la chispa que les faltaba a Sísifo y Lisboa para dar el salto definitivo a la paternidad, porque llevaban siete años emparejados pero no fue hasta 2016 que hicieron por fin su primera puesta de un huevo fértil. La noticia provocó una explosión de alegría en casa de Ana, a la que a partir de ese momento fuimos manteniendo puntualmente informada hasta que el 8 de mayo se produjo el feliz nacimiento.

Tras salir del cascarón el “nuevo miembro de la familia”? iba a tener que permanecer en nuestra sala de incubación durante una semana antes de volver al nido con sus padres, así que organizamos todo lo necesario para que Ana, Nuria y Juan vinieran a conocerle y pudieran darle la bienvenida a este mundo como se merecía.

No hará falta decir que el día señalado llegaron a la cita puntuales e ilusionados. Con ellos pasamos una estupenda mañana disfrutando de algunas de las ventajas de su apadrinamiento: la visita al centro de educación ambiental “Naturaleza Viva”, la visita al área de rehabilitación del Hospital de Fauna Salvaje, y finalmente … ¡¡el momento cumbre de la visita a la nursería!! Allí pudieron conocer a nuestras más recientes incorporaciones: los primillas más madrugadores del año, un pollo de águila real y, lo más importante y emocionante para ellos, el hijo de Lisboa y Sísifo.

Mientras Ana alimentaba al pequeño buitre con una de las primeras comidas de su (esperamos que larga) vida, el responsable del programa de cría en cautividad de GREFA, Pablo, nos daba toda clase de datos curiosos y respondía a nuestras preguntas. Entre otras muchas cosas nos contó que en toda Europa sólo se consigue que nazcan 7 u 8 pollos de buitre negro en cautividad al año, por lo que tener delante esa cría era sin duda todo un acontecimiento y poder estar cebándole era un privilegio al alcance de muy pocas personas. Por la misma razón el hecho de que este año se consiga tal vez sacar adelante en GREFA dos pollos de esta especie será un gran éxito a escala internacional.

Todavía con el buen sabor de boca de tantas y tan buenas noticias Ana quiso darnos otra alegría, al anunciarnos que pensaba apadrinar también al pequeño pollo que acababa de conocer. A nosotros nada podría gustarnos más, por una parte porque un animal tan especial se merece una familia de padrinos como ésta (y viceversa: una familia de padrinos así se merece serlo de un ser vivo único como este); y por otra parte porque sería la primera ocasión en que una persona apadrina a la pareja reproductora de uno de nuestros proyectos y posteriormente apadrina también al hijo de esa misma pareja, cerrando de esa forma el círculo que a nosotros nos parece absolutamente maravilloso.

Os seguiremos informando de la evolución y las andanzas de este pequeño pollo, al que pronto esperamos ver incorporado a uno de nuestros proyectos de reintroducción del buitre negro, ya sea en Pirineos o en la Sierra de la Demanda. Hasta entonces os dejamos con las imágenes de la ceba hecha por Ana, madrina suya y de sus padres:

Isabel, Mercedes y Néstor: Familia de padrinos Domínguez-Bresó Fernández-Coto

Y si acabamos de contar la historia de unos colaboradores de lujo, lo mismo cabe decir de otra de nuestras familias de padrinos formada por Mercedes y Néstor. Ellos lo son desde hace varios años de nuestra cigüeña negra irrecuperable, Sombra, y aparte de eso en varias ocasiones han regalado otros apadrinamientos a algunos de sus familiares. Precisamente el 10 de abril nos visitaron con motivo del regalo que hicieron por su cumpleaños a la madre de Mercedes, Isabel, que no fue otro que el apadrinamiento de una de nuestras águilas reales irrecuperables a la que decidieron bautizar como Titán (un nombre que, por cierto, a nosotros nos encanta).

padrinos_buitre_negro006

La visita de Isabel acompañada por su hija, su yerno y dos de sus nietos fue para nosotros otro de esos momentos entrañables que recordaremos con mucho cariño. Tan orgullosa de su ahijado como suelen estarlo todas nuestras madrinas y padrinos, Isabel no se cansaba de presumir de la belleza de esta preciosa águila (¡y no es para menos, la verdad!)

Precisamente unos días antes de esa visita habíamos avisado también a Mercedes y Néstor de que se iba a hacer la revisión veterinaria de Sombra, su cigüeña apadrinada, invitándoles a que asistiesen puesto que como padrinos les correspondía ese derecho. Por desgracia sus obligaciones les impidieron estar presentes como a nosotros nos hubiese gustado, pero en compensación grabamos para ellos un pequeño resumen en vídeo que incluimos también en esta noticia: