La educación ambiental es uno de los frentes de batalla por los que GREFA lleva años apostando fuerte, convencidos como estamos que de poco sirve todo nuestro esfuerzo en la recuperación de fauna salvaje si cuando salgan por la puerta esos animales que hemos rehabilitado van a volver a encontrarse los mismos problemas que les llevaron a ingresar. Es fundamental por lo tanto una labor de concienciación y sensibilización, en gran medida orientada a centros educativos. Prueba de ese compromiso es que solo durante el año 2015 pasaron por nuestras instalaciones en Majadahonda 11.000 visitantes, de los cuales 8.000 correspondieron a colegios e institutos.

?Cada vez son más las señales que recibimos de que esa intensa labor está dando sus frutos, y así lo demuestran por ejemplo los apadrinamientos de algunos de nuestros pacientes realizados de manera conjunta por clases enteras de alumnos. Se trata de una decisión que a los escolares les ayuda a comprender y asumir importantes valores, como el trabajo en equipo, la responsabilidad, la solidaridad y el respeto por el medio ambiente. También les permite desarrollar conocimientos y habilidades, dado que se aprovechan estos apadrinamientos para vincularlos con actividades escolares en las cuales los pequeños padrinos trabajan sobre el animal y la especie que han elegido.

Dos buenos ejemplos de esto que estamos contando los tenemos en las liberaciones que vivimos el 15 y el 18 de junio. En la primera de esas fechas nos visitaron los alumnos del DRAGONFLY INTERNATIONAL SCHOOL , visitaron nuestro centro educativo y como colofón a la mañana liberamos con ellos un lagarto ocelado que ellos habían apadrinado, un impresionante reptil que semanas antes trajo a nuestro hospital uno de sus alumnos. Este lagarto, al que los niños decidieron dar el tratamiento de “Juan”, casi como si se tratase de uno más de sus amigos y compañeros, fue rescatado por Luca de las zarpas de un gato, ingresó con la cola amputada y una herida grave en el costado.  No tardaron ni un segundo en decidir que querían apadrinarle a él.

El día 18 le tocó el turno al centro de educación especial ESTUDIO 3 AFANÍAS, cuyos estudiantes de los ciclos 1 y 2 llevaban desde el mes de febrero deseando liberar a su ahijado, el cárabo que ellos mismos bautizaron como “Mirón Ronaldo”. Durante su recuperación ellos fueron trabajando en múltiples y divertidas actividades, desde dedicarle una canción de karaoke hasta llevar su historia a otros colegios a través de cuentos, e incluso le retrataron en infinidad de dibujos que nos enviaron a GREFA para que ayudasen a Mirón en su rehabilitación y no se sintiera solo.

Nuestra eterna admiración y agradecimiento a los profes, especialmente a Beatriz, que trabajaron de manera increíble con los chavales, implicándoles hasta la médula, en nuestro trabajo y en la historia de Mirón.

Pero no han sido los únicos. Otros coles se han sumado en 2016 a la increíble experiencia del apadrinamiento de animales silvestres, entre ellos: los alumnos de 1º de Primaria del colegio SAN IGNACIO DE LOYOLA, de Torrelodones, apadrinó un erizo al que llamaron “Curra”, el colegio GREDOS SAN DIEGO de Buitrago de Lozoya hizo lo mismo con un cernícalo vulgar al que pusieron el nombre de “Gredos”, el AMPA del colegio PADRE GERARDO GIL apoyó la liberación de un búho real.

Y no sólo a través de los coles vienen pisando fuerte las nuevas generaciones y demostrando sus intenciones, sino que por ejemplo la RAMA DE LOBATOS DEL GRUPO SCOUT CALASANZ-VAL se convirtió a finales del mes de mayo en padrino de uno de nuestros buitres leonados irrecuperables.

Por último no queremos terminar esta noticia sin mencionar una preciosa iniciativa que, aunque no está directamente relacionada con colegios y organizaciones infantiles o juveniles, tiene también como protagonistas a unas jóvenes benefactoras de GREFA. Se trata de seis ?amigas (Elsa, Isabella, Victoria R., Victoria L., Cecilia y Alejandra), que han decidido crear el grupo GUARDIANAS DE LOS ANIMALES y ellas solitas a través de ese grupo han conseguido recaudar fondos para invertirlos en el apadrinamiento de dos de nuestros queridos animales irrecuperables (una tortuga mora y un milano real) y además apoyar la campaña de Pequeños Animales Huérfanos.

¡Olé por todos estos jóvenes emprendedores!