Águila de Bonelli

El águila de Bonelli o águila-azor perdicera es una especie muy amenazada cuya conservación se había abordado hasta ahora trabajando a nivel local en poblaciones concretas.

En el año 2010 se crea por primera vez un grupo, participado por GREFA, que considera a la población española en su conjunto. La labor de este grupo resulta fundamental para la consolidación de la especie dado que España mantiene el 65% de la población europea.

Las actuaciones comprendidas en el proyecto están encaminadas a la recuperación de poblaciones reproductoras mediante la liberación de pollos procedentes de la cría en cautividad y rescatados de la naturaleza, así como ejemplares rehabilitados en centros de recuperación. Todos los individuos que se liberan van equipados con emisores GPS.

El proyecto busca asimismo la creación de hábitats favorables en las nuevas zonas de nidificación y la reducción del número de colisiones y electrocuciones en tendidos eléctricos de diseño peligroso, puesto que ésta constituye la primera causa de mortalidad juvenil en la especie.

Opciones de apadrinamiento